Ricardo Palma - Nació en Lima, Perú, el 7 de febrero de 1833. Famoso por sus Tradiciones peruanas pero también fue poeta e historiador. Su producción literaria convencional queda desplazada por relatos cortos que narran en forma satírica y plagada de giros castizos las costumbres de la Lima virreinal. Empiezan a ser publicados en prensa bajo el nombre de Tradiciones. Este estilo de cuadro de costumbres lo inscribe dentro de lo que podría considerarse Romanticismo peruano.

Tradiciones Peruanas

Tradiciones Peruanas
Ricardo Palma

sábado, 8 de diciembre de 2007

La achirana del Inca - Tradiciones Peruanas - Tercera Serie

(A Teodorico Olachea)

En 1412 el inca Pachacutec, acompañado de su hijo el príncipe imperial Yupanqui y de su hermano Capac-Yupanqui, emprendió la conquista del valle de Ica, cuyos habitantes, si bien de índole pacífica, no carecían de esfuerzos y elementos para la guerra. Comprendiolo así el sagaz monarca, y antes de recurrir a las armas propuso a los iqueños que se sometiesen a su paternal gobierno. Aviniéronse éstos de buen grado, y el inca y sus cuarenta mil guerreros fueron cordial y espléndidamente recibidos por los naturales.

Visitando Pachacutec el feraz territorio que acababa de sujetar a su dominio, detúvose una semana en el pago llamado Tate. Propietaria del pago era una anciana a quien acompañaba una bellísima doncella, hija suya.

El conquistador de pueblos creyó también de fácil conquista el corazón de la joven; pero ella, que amaba a un galán de la comarca, tuvo la energía, que sólo el verdadero amor inspira, para resistir a los enamorados ruegos del prestigioso y omnipotente soberano.

Al fin, Pachacutec perdió toda esperanza de ser correspondido, y tomando entre sus manos las de la joven, la dijo, no sin ahogar antes un suspiro:

-Quédate en paz, paloma de este valle, y que nunca la niebla del dolor tienda su velo sobre el cielo de tu alma. Pídeme alguna merced que a ti y a los tuyos haga recordar siempre el amor que me inspiraste.

-Señor -le contestó la joven, poniéndose de rodillas y besando la orla del manto real-, grande eres y para ti no hay imposible. Venciérasme con tu nobleza, a no tener ya el alma esclava de otro dueño. Nada debo pedirte, que quien dones recibe obligada queda; pero si te satisface la gratitud de mi pueblo, ruégote que des agua a esta comarca. Siembra beneficios y tendrás cosecha de bendiciones. Reina, señor, sobre corazones agradecidos más que sobre hombres que, tímidos, se inclinan ante ti, deslumbrados por tu esplendor.

-Discreta ores, doncella de la negra crencha, y así me cautivas con tu palabra como con el fuego de tu mirada. ¡Adiós, ilusorio ensueño de mi vida! Espera diez días, y verás realizado lo que pides. ¡Adiós, y no te olvides de tu rey!
—12→

Y el caballeroso monarca, subiendo al anda de oro que llevaban en hombros los nobles del reino, continuó su viaje triunfal.

Durante diez días los cuarenta mil hombres del ejército se ocuparon en abrir el cauce que empieza en los terrenos del Molino y del Trapiche y termina en Tate, heredad o pago donde habitaba la hermosa joven de quien se apasionara Pachacutec.

El agua de la achirana del Inca suministra abundante riego a las haciendas que hoy se conocen con los nombres de Chabalina, Belén, San Jerónimo, Tacama, San liarán, Mercedes, Santa Bárbara, Chanchajaya, Santa Elena, Vista-alegre, Sáenz, Parcona, Tayamana, Pongo, Pueblo Nuevo, Sonumpe y, por fin, Tate.

Tal, según la tradición, es el origen de la achirana, voz que significa lo que corre limpiamente hacia lo que es hermoso. , ,

No hay comentarios:

Etiquetas

Tradiciones Peruanas Cuarta Serie Tercera Serie Segunda Serie Primera Serie Ricardo Palma Quinta Serie Buena laya de fraile A iglesia me llamo A la cárcel todo Cristo A nadar Aceituna una Al hombre por la palabra Altivez de limeña Amor de madre Beba Bolívar y el cronista Calancha Cada uno manda en su casa Capricho de limeña Carta canta Chacara Ciento por uno Con días y ollas venceremos Conversión de un libertino Cortar el revesino Cosas de frailes De asta y rejón De potencia a potencia Desdichas de Pirindín Después de Dios Quirós Don Dimas de la Tijereta Dos millones Dónde y cómo el diablo perdió el poncho El Cristo de la Agonía El Manchay-Puito El Nazareno El Peje chico El Rey del Monte El alcalde de Paucarcolla El alma de Tuturuto El alma de fray Venancio El caballero de la Virgen El cigarrero de Huacho El corregidor de Tinta El cáliz de Santo Toribio El encapuchado El fraile y la monja del Callao El justicia mayor de Laycacota El latín de una limeña El mejor amigo... un perro El ombligo de nuestro padre Adán El primer cónsul inglés El puente de los pecadores El que pagó el pato El resucitado El tamborcito del pirata El verdugo real del Cuzco El virrey de la adivinanza El virrey de los milagros Esquive vivir en Quive Feliz barbero Franciscanos y jesuitas Genialidades de la Perricholi Hermosa entre las hermosas Ijurra No hay que apurar la burra Johán de la Coba Justicia de Bolívar Justos y pecadores La achirana del Inca La casa de Pilatos La casa de Pizarro La conspiración de la saya y manto La desolación de Castrovirreina La emplazada La endemoniada La faltriquera del Diablo La fiesta de San Simón Garabatillo La fruta del cercado ajeno La fundación de Santa Liberata La gatita de Mari-Ramos que halaga con la cola y araña con las manos La gruta de las maravillas La investidura del hábito de Santiago La llorona del Viernes Santo La misa negra La monja de la llave La muerte del factor La niña del antojo La revolución de la medallita La sandalia de Santo Tomás La trenza de sus cabellos Las Orejas del Alcalde Las cayetanas Las querellas de Santo Toribio Las tres puertas de San Pedro Los Caballeros de la Capa Los alcaldes de Arica Los amantes de real orden Los apóstoles y la Magdalena Los argumentos del corregidor Los azulejos de San Francisco Los duendes del Cuzco Los endiablados Los malditos Los pasquines del bachiller Pajalarga Los polvos de la condesa Los refranes mentirosos Los tesoros de Catalina Huanca Lucas el sacrílego Monja y cartujo Mosquita muerta Muerte en vida Mujer y Tigre Más malo que Calleja Nadie se muere hasta que Dios quiere No hay mal que por bien no venga Oficiosidad no agradecida Palabra suelta no tiene vuelta Palla-Huarcuna Pan Pancho Sales el verdugo Pepe Bandos Por beber en copa de oro Por una misa Predestinación Prologuito de ordenanza Pues bonita soy yo Puesto en el burro... aguantar los azotes Quizá quiero Racimo de horca Rudamente Sabio como Chavarría San Antonio de Montesclaros Santiago Volador Tabaco para el rey Tras la tragedia el sainete Traslado a Judas Tres cuestiones históricas sobre Pizarro Un caballero de hábito Un camarón Un capítulo de frailes Un cuociente inverosímil Un escudo de armas Un litigio original Un predicador de lujo Un proceso contra Dios Un pronóstico cumplido Un reo de inquisición Un tesoro y una superstición Un virrey hereje y un campanero bellaco Un virrey y un arzobispo Una aventura del virrey-poeta Una carta de indias Una excomunión famosa Una frase salvadora Una moza de rompe y raja Una tarjeta de visita Una trampa para cazar ratones Una vida por una honra la Castellanos mañosamente padre peces pulidamente que le da la vida... queso y raspadura quizá no quiero